Mi nueva aventura

Descubrir que seras mamá es una sensación inexplicable, toda tu mente se centra en preguntas como ¿y ahora?, ¿que pasara?, ¿estoy preparada?. Mi vida dio un giro de 360°, quería ser mamá, sí, pero era algo para lo que nunca estuve preparada. Es por eso, que al enterarme de mi bebe me sentí asustada, pero feliz; deseaba ser mamá y de un varoncito, y así fue. Cuando me entere que tendría a mi Rey, fui la mujer mas feliz del mundo.

Y pensar que un mes antes e incluso un par de semanas antes de enterarme de mi embarazo, practicaba Muay Thai y era postulante a Bombero. Como dice mi mom, Joaquim se agarro fuerte, y lo digo porque Muay Thai es un deporte muy exigente y ser postulante a Bombero implica un entrenamiento muy fuerte. Recuerdo claramente aquella vez que subimos las escaleras corriendo, esa vez si que vi todo negro, pero ni por acá pensé que estaba embarazada. Quim quería nacer si o si.

Y pues es a partir de este momento en que me cuidé mas; iba a los controles mensuales, tomaba las vitaminas que recetaba el ginecólogo, traté de comer sano, digo “traté” por que o tienes nauseas y te da asco todo o no tienes ningún síntoma y comes de todo, en mi caso fue más de lo segundo, pero siempre traté de comer frutas y verduras. El sentido del olfato se me agudizó al extremo, que hasta dolores de cabeza me daban por eso.

En mi experiencia durante el embarazo yo podría decir que fue muy tranquila, tuve nauseas pero muy pocas, comía tranquila, eso si los olores eran insoportables, dormía como un oso sin problemas, nunca se me hincharon los pies, ni las manos, nunca llore de la nada.

Mi Quim creció bastante que todos pensaban que iban a ser dos jaja, me mandaban a hacer dieta, nunca hice psicoprofilaxis, solo caminaba y mucho, aun así mi bebe nunca bajo, es por eso que me hicieron cesárea, bueno, también porque era un bebe grande.

Desde que me entere que seria mamá, me dedique a cuidar de mi salud pues dentro de mi se estaba formando un nuevo ser, su vida dependía de mi bienestar, y eso es lo mas importante. A pesar de muchos problemas y emociones siempre me mantuve feliz, optimista, entusiasta. Traté de estar alegre y divertirme. Y me doy cuenta que no lo hice mal. Mi hijo es feliz, es despierto, es curioso. Cada vez que lo veo sonreir, me alegra el alma.

Cabe mencionar que sin el apoyo de mis padres y hermanos nunca lo hubiera logrado. Soy una feliz mamá de Joaquim.

 

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Hola! Si tienes algún comentario respecto a la publicación, me encantaría saberlo :)

  Subscribe  
Notify of